Las terapias y la estimulación temprana son muy efectivas

El éxito de las terapias y la estimulación temprana

Tener un hijo que requiera terapias en algún momento de su vida o desde su nacimiento no es fácil ni para ellos, ni para nosotras como sus madres, y tampoco para otros familiares o personas cercanas que se comprometen con el tratamiento médico necesario porque aquí no vamos a mentir: es extremadamente agotador.  La buena noticia es que las terapias y la estimulación temprana tiene sus secretos para cumplirlos con éxito, y mejor aún, para lograr lo imposible.

Sí funcionan. Las terapias y la estimulación temprana son claves.

Secreto #1: Voluntad

Las terapias y la estimulación temprana son súper positivas, efectivas y exitosas. Con la responsabilidad de cumplir con ellas también están los sacrificios: menos horas de sueño, mayor cansancio, estrés, permiso tras permiso en el trabajo, viajar por horas, y sobrevivir  a los tranques, al mal tiempo, y a los imprevistos para asistir a las citas, y muchas otras cosas dependiendo de cada situación en particular. Si lo has vivido, me gustará leerte en los comentarios y saber qué te funcionó a lo largo de estos procesos que toman mucho tiempo la mayoría de las veces. En nuestro caso aplicamos la voluntad y tres secretos más que te comparto a continuación:

Secreto #2: Constancia + paciencia

La constancia es el secreto de las terapias, lo repito para que lo recuerden, y para que no se me olvide a mí tampoco. ¡Constancia, constancia, constancia! + ¡Paciencia, paciencia, paciencia!

Secreto #3: Trabajo en equipo

Cierto es que cuando llegamos a las salas de terapias los especialistas no demoran mucho con nuestros niños, son muchos los pacientes.  Es ahí donde entramos en acción en casa, donde nos metemos en el papel de terapista, y repetimos todo lo indicado las veces que sea necesario (siempre y cuando el tipo de terapia lo permita).  Es un trabajo en equipo, y un buen equipo siempre logra los mejores resultados.

Secreto #4: «Cada niño va a su ritmo»

No te deprimas cuando escuches a otras madres hablar de los avances de sus nenes, recuerda que cada niño va a su ritmo.  Recuerda que tu bebé es un guerrero, una campeona, y que te acompañan buenos profesionales de la salud en el camino. El abandono de terapias es más común de lo que piensas, con frecuencia escucho a los médicos hablando de ello.  Es comprensible el sentimiento de frustración cuando no se ven mejorías con prontitud, pero detente un momento y piensa: ¿puedes darle tiempo al tiempo y a todo?

Recuerda: El éxito de las terapias y la estimulación temprana sí es posible.

Por favor no te rindas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *