Usted utiliza un navegador desactualizado. Para una navegación más rápida y segura, actualice de forma gratuita.

"¡Tienes cara de mamá!"

Escuché esta frase y bueno, creo que lo dicen por las ojeras y por ese letrero invisible en la frente que dice: "Quiero dormir un poquito más".

Aceptémonos como somos

Recibimos la noticia que estamos embarazadas y ¿Qué pasa? Aumentamos el amor, las ilusiones, los planes, las metas, y también las libras. ¡Sí, también las libras!

Leer más
Mi primer año como Madre

Cuando nacen nuestros hijos es como si nosotras naciéramos también ¿Cierto? Como si naciera una nueva mujer que se suma a nuestras otras versiones.

Leer más
Pensando en ti

Estoy procurando heredarte muchas cosas, pero me gustaría que esto sea de lo que más atesores y recuerdes.


Leer más

¡Apaña!

¡Sonríe, luces preciosa!

Termina de arreglarte frente al espejo, y como todos los días ve a triunfar que en el camino Dios puso flores para ti.


Tener un hijo que requiera terapias

en algún momento de su vida o desde su nacimiento no es fácil ni para ellos, ni para nosotras como sus madres, y tampoco para otros familiares o personas cercanas. Aquí no vamos a mentir, es extremadamente agotador.


El abandono de terapias es

más común de lo que piensas. Es comprensible el sentimiento de frustración cuando no se ven mejorías con prontitud, pero... ¡Please, please, please, no te rindas!


Aplicar terapias

Es un trabajo en equipo; y un buen equipo siempre logra los mejores resultados.